28 agosto 2007

G.A.C

Garate, Anitua y Compañia, G.A.C. fue una empresa, eibarresa (Guipúzcoa)dedicada a la fabricación de bicicletas y motocicletas entre las que destacó la popular mobylette.


La G.A.C. se fundó en Eibar a principios del siglo XX y como el resto de las fábricas de las de entonces, se dedicó a la fabricación de armas, en particular de pistolas. Una de las más populares de las que produjo fue el modelo Lira, conocida como La Lira que era una copia de la Manlincher de calibre 7,65 mm.

La primera Guerra mundial fue el acontecimiento que llevó a la industria armera a una auge no conocido hasta entonces, su finalización llevó a una gran crisis que obligó a buscar nuevos mercados y nuevos productos. La G.A.C. de manos de Eulogio Garate Osoro, que era un gran aficionado al ciclismo, paso a la fabricación de bicicletas, reconvirtiendo la maquinaría de fabricación de los cañones de las armas en la fabricación y manipulación de los tubos de las bicicletas.

La G.A.C. fue la primera de las empresas armeras que emprendieron el camino de la conversión a la bicicleta, pronto le seguirían otras como Orbea y BH. Para fomentar su uso y dar a conocer el producto en 1927 Eulogio Garate, Hermogenes Larrañaga y Eulogio Bustindui fundaron el Club Ciclista G.A.C. antecesor del Club Ciclista Eibarres, y comenzaron a organizar diferentes pruebas ciclitas por todo el país, de ellas saldrían las actuales competiciones como la bicicleta eibarresa, hoy conocida como euskal.

A comienzos de la años 60 del siglo XX G.A.C. complementa su línea de productos con la fabricación, bajo licencia, de las motocicletas mobylette que rápidamente se popularizan en toda España.

El crecimiento de la empresa hace que a principios de los años 70 decida abandonar las viejas instalaciones eibarresas, en el barrio de Txonta, y se traslade a unas modernas y amplias instalaciones de el barrio abadiñotarra de Matiena. Entonces la empresa contaba con una plantilla de cerca de medio millar de trabajadores.

En este traslado del estrecho valle del Ego a las amplias campas del duranguesado la G.A.C. también fue de las pioneras. A ella y a otras empresas eibarresas de debe en nacimiento urbano de Matiena y la importancia industrial de Durango.

La crisis económica de finales del siglo XX, unida al relevo generacional de los dueños y responsables de la factoría y la perdida de la licencia de fabricación de la motocicleta mobylette así como el cambio de costumbres del mercado llevaron a una situación de perdidas que fueron acomulándose y precipitaron un expediente regulador que persiguió la disminución de la plantilla.

Con despidos y jornadas de trabajo parciales, abandonando la fabricación de las motocicletas primero y luego de las bicicletas, a las que pasaron a comprar las piezas y realizar únicamente el ensamblaje. Poco pudo durar el nuevo planteamiento en el cual se trataba de mantener viva la prestigiosa marca en espera de un futuro más prospero. La acumulación de perdidas llevó, a finales de los años 90 a finiquitar las instalaciones vendiendo la maquinaria y los pabellones industriales.

No hay comentarios: